Menu navegación páginas

"El conocimiento es el alimento del alma" - Platón

Definición de Amebiasis (infecc.)

Definición de Amebiasis (infecc.)

• Agente infeccioso: parásito. Protozoo. Entamoeba histolytica.


• Distribución geográfica: La distribución es mundial. Es más común en áreas tropicales y subtropicales, clima templado-cálido y preferentemente donde hay condiciones de hacinamiento y salubridad deficiente. Principalmente se encuentra en África, México, partes de Sudamérica como Venezuela, Colombia, Brasil, Costa Rica y Chile, e India.


• Ciclo biológico: La Entamoeba histolytica existe en dos formas durante su ciclo de vida: el parásito activo (trofozoito) y el parásito inactivo (quiste). Los trofozoitos viven entre el contenido intestinal y se alimentan de bacterias o bien de la pared del intestino, son muy lábiles. Los quistes son muy resistentes y pueden diseminarse tanto directamente de persona a persona, como indirectamente a través de los alimentos o el agua. Los trofozoitos producen lesiones superficiales en la mucosa del intestino a modo de erosiones y úlceras de 1-5 mm. Se produce una diseminación periférica, atraviesan la muscularis- mucosa y penetran en la submucosa. Se produce una diseminación lateral y en profundidad dando lugar a úlceras denominadas en botella. Se produce una destrucción de los vasos sanguíneos provocando hemorragias y finalmente una distensión y destrucción de la pared del intestinal. En ocasiones se producen masas tumorales como secuelas de las úlceras. La bacteria se transmite a través de agua o alimentos contaminados con heces o manipulados por personal infectado, lo cual es común en lugares donde los excrementos humanos se utilizan como fertilizantes, convivientes en instituciones o tienen una higiene incorrecta. También por contacto sexual, principalmente los homosexuales por relación oro-anal. También puede transmitirse por el contacto con personas contaminadas, principalmente con el área bucal o rectal. Las heces disentéricas no contienen quistes, presentan trofozoitos que son muy lábiles, por lo que su capacidad infectiva es menor. Los factores de riesgo para la amebiasis severa abarcan: desnutrición, edad avanzada, embarazo, uso de esteroides, cáncer y alcoholismo, al igual que un viaje reciente a una región tropical. Se estima GUÍA DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS IMPORTADAS 47 que se producen 50 millones de casos de amebiasis a nivel mundial, con 40.000 a 50.000 muertes al año. Poco frecuente en menores de 5 años y raro en menores de 2 años.


• Periodo de incubación: Entre 2-4 semanas (desde días hasta varios meses o años.)


• Clínica: En el 90% de los casos es asintomática. Dos formas: INTESTINAL: Colitis amibiana: Afecta al ciego y produce astenia, flatulencia, náuseas, dolor abdominal y alternancia de heces formes y diarreicas, a veces con sangre. Disentería amibiana: Afecta al recto y sigmoide, produce cefaleas, náuseas, fiebre, dolor abdominal intenso, tenesmo. Se producen varias deposiciones al día semiformes o líquidas con sangre y moco. Disentería amibiana fulminante: Afecta a todo el colon. Produce anorexia, náuseas, dolor abdominal intenso, tenesmo constante, fiebre de hasta 40º con deshidratación pudiendo presentar estados de shock. Se producen hasta 20 evacuaciones al día de heces líquidas y sangre. Ameboma: Afecta al ciego y colon ascendente principalmente. Produce dolor abdominal y masa palpable que se puede confundir con carcinoma. Presentan disentería o diarrea con sangre. Complicaciones: Perforación intestinal: Peritonitis o afectación de la región apendicular provocando una apendicitis leve con riesgo de diseminación abdominal en la intervención. Colitis crónica puede simular una enfermedad inflamatoria intestinal, con el consiguiente riesgo de iniciar terapia con corticoides, lo que agravaría la amebiasis. Colitis graves en embarazadas y pacientes que toman corticoides: megacolon tóxico. Ulceraciones de la piel: poco frecuente, a nivel perianal por extensión de lesiones intestinales o abscesos hepáticos. EXTRAINTESTINAL: Diseminación hematógena puede producir abscesos a nivel hepático, e incluso pulmones, pleura, pericardio o encéfalo. Lesiones en pene por relaciones sexuales (principalmente homosexuales). A la exploración pueden presentar dolor abdominal y hepatomegalia. También presentan adelgazamiento y anemia. Generalmente, la enfermedad dura alrededor de dos semanas, pero puede reaparecer una y otra vez si no se administra un tratamiento.


• Diagnóstico: Examen fresco de heces (Líquidas: trofozoitos; Semiformes: quistes inmaduros; Formes: quistes maduros), de heces concentradas o examen de la biopsia del borde de la úlcera.A nivel de microscopía no hay diferencia morfológica frente a E. dispar (especie no patogénica), la presencia de trofozoitos con eritrocitos en su interior orienta a la forma invasiva de E. histolytica.Coprocultivo de 3 muestras de heces con varios días de intervalo. Serología para amebiasis con títulos positivos a partir de la primera semana. En la amebiasis extraintestinal se utiliza la biopsia de tejido o el aspirado de absceso para cultivo. El diagnóstico indirecto se realiza mediante Inmunofluorescencia indirecta, hemaglutinación indirecta, ELISA, detección de PCR. Sigmoidoscopia y raspado superficial. Ultrasonografía, gammagrafía y tomografía axial computerizada para detectar y localizar abscesos. Los enfermos con un absceso hepático casi siempre tienen en la sangre valores elevados de anticuerpos contra el parásito. Sin embargo, como estos anticuerpos pueden permanecer en el flujo sanguíneo durante meses o años, el hallazgo de valores elevados de anticuerpos no necesariamente indica que exista un absceso. Se puede plantear tratamiento empírico amebicida ante sospecha y ver la evolución clínica con el tratamiento.


• Tratamiento: Metronidazol 1 g dosis inicial y continuar con 750 mg/8h oral o iv 7-10 días más paromomicina 500 mg/8h oral 10 días. En casos de portadores: paromomicina (puede darse en niños y embarazadas) 30 mg/kg/día en 3 dosis oral. En el niño: Metronidazol 30-50 mg/kg/día en 3 dosis con máximo de 2g/día más paromomicina. Alternativas: Tinidazol 2 g/día/5 días. Dihidroemetina 1-1,5 mg/kg/día(máx 60-90 mg/día) im en 2 dosis 5 días seguido de fosfato de cloroquina 600 mg de base durante 2 días y seguir con 300 mg/día durante 2-3 semanas. Tetraciclina, Eritromicina en casos leves con intolerancia a metronidazol seguido de paromomicina. Furoato de diloxanida 0,5 g/8h/10d o iodoquinol 650 mg/8h 20 días para sustituir a la paromomicina. Las muestras de heces se vuelven a examinar al cabo de 1, 3 y 6 meses después del tratamiento para asegurarse de que el enfermo está curado. El pronóstico es bueno con el tratamiento. La persistencia de la fiebre a los 5 días de tratamiento, rotura de absceso o absceso de gran tamaño en lóbulo hepático izquierdo (rotura a pericardio) son indicación de drenaje percutáneo. La cirugía se indica en el megacolon tóxico. • Prevención y control: Cuando se viaja a países tropicales donde las condiciones de salubridad son inadecuadas, se debe ingerir agua potable o hervida y no se deben consumir vegetales crudos ni frutas sin pelar. Lavado de manos tras defecar y previo a la manipulación de alimentos. Las medidas de salud pública deben incluir purificación y desinfección del agua con cloro (aunque la cloración habitual no suele ser eficaz), al igual que programas de tratamiento de aguas residuales.Hervir el agua de calidad dudosa (1 minuto o 10 minutos GUÍA DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS IMPORTADAS 49 en gran altitud). Uso de yodo en solución (8 gotas de tintura de yodo al 2% o 12,5 ml de solución saturada de cristales yodo por litro de agua) o tabletas de hiperyoduro de tetraglicina por litro de agua y esperar de 10-30 minutos cuanto más fría está el agua. Filtros con poros menores de 1 micrómetro también son útiles. La desecación, las temperaturas mayores de 50º y la irradiación destruyen los quistes. Se deben mantener precauciones de tipo entérico con los pacientes ingresados en el manejo de las heces, vestimenta y ropa de cama. Se debe tratar a los portadores reconocidos. Se debe hacer control de las heces a familiares y gente próxima al paciente. Las medidas de sexo seguro, como el uso de preservativos en caso de contacto oral o anal, pueden ayudar a prevenir la infección.Todos los términos y acepciones de Medicina que aparecen en esta Web tienen carácter puramente divulgativo y no constituye un sustitutivo de la relación paciente médico. Fuente: Ministerio de Sanidad y Consumo 2008


Valorar: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (no valorado)